Mi vida

Querida Mary…

Jueves 19 de septiembre del 2019

He recibido tu carta y no me cabe la emoción al saber de ti finalmente. Me has tenido muy abandonada, tu silencio durante este tiempo (qué fue inquietante para mí) se atenúa un poco al saber que vives cada día como si fuera el último y eso querida Mary es invaluable.

Sé que tuvieron que ocurrir eventos no gratos para llegar a este maravilloso resultado pero ¡Hey! ¡Ánimo! De eso se trata la vida, de vivir lo más que podamos y aprender de ello. Y ambas sabemos que justamente hemos hecho eso, y lo hemos llevado al pie de la letra.

¡Oh Mary! Sufrí tanto al leer tu arte, sufrí contigo… Me vanaglorié, me enternecí, me llené de valor y de rabia, quise vengarme de todos aquellos que infringían daño a tan noble y pura criatura, y me enfurecí al saber tan terribles actos cometidos en su contra, empatizando con su aberración a la soledad…

Mary querida, eres tú. Tan dura ha sido la vida contigo, dura e injusta… Tú dolor se refleja en tu criatura y yo no puedo estar más triste por ello, por no estar a tu lado mientras todo esto te ocurría. (¡Ya lo sé, ya lo sé! Algunas batallas se pelean en compañía de uno mismo) La fortaleza con la que caminas ahora es el reflejo de tus obstáculos superados.

Te admiro Shelley, solamente tú puedes hacer de las tragedias una magnífica historia envuelta en emociones dentro de algo “inhumano“, que a juzgar de cualquiera, es el “algo” más humano en la faz de la tierra.

Nosotros somos los monstruos anhelando ante cada herida sangrante, un beso.

Con profundo cariño… Tuya siempre: Té de Café


Frankenstein – Mary Shelley

Mi vida

España, mi amor

No me fío de la rosa de papel

tantas veces que la hice

yo con mis manos.

Ni me fío de la otra

rosa verdadera,

hija del sol y sazón,

la prometida del viento.

De tí que nunca te hice,

de tí que nunca te hicieron,

de tí me fío, redondo

seguro azar.

Pedro Salinas


Y por lecturas como esa, uno se aparece por aquí para compartirte con todo el afán de enamorarte poquito (sino lo estás) o enamorarte un poco más (por si, si lo estás y porque claro que se puede amar más).

Y mi ausencia, no significa olvido… Simplemente falta de disciplina y entrenador en esto de la escritura (así tipo “Insanity” jajaja). Porque tratando de aportarles algo con mis letras termino siendo inútil con el aporte y de paso con la constancia (Ups!)

Pero, dime que todo está perdonado porque te re-escribí un hermoso poema de un poeta español genial, y que estamos a mano por ello y que ya me leerás constantemente (conforme escriba, claro está) … Doy por sentado este acuerdo ¡Acepto! Así, sin nadie que se oponga. Porque así son los compromisos, pa’ siempre y sin importar obstáculos ¡Hay que cumplir! (Yes, indeed)

Entonces, Dear …. Hasta pronto.

Mi vida

Sh*t Happens!

— Dos tazas de té negro, por favor.

De acuerdo al clima nos viene bien un par de bebidas calientes a Paula y a mí.

El ambiente se volvió depresivo, al tocar el tema de “los declives emocionales” que tenemos las personas en la vida, y además intentando resolver los orígenes de la violencia…

—Cosas malas pasan todo el tiempo.— Dice Paula mientras toma un sorbo de té.

Yeah! Shit happens. Situaciones horribles pasan todos los días, únicamente enciende tu televisor en el noticiero para que la violencia se vuelva pan de cada día, los robos, las violaciones, los asesinatos, las peleas, los asaltos, los accidentes, la violencia doméstica… pasa todos los días, como una religión.— Le respondo.

— No lo pongo en duda, es solo que hay una idea que ronda mi cabeza y he tratado de responder en cada situación que observo:

¿Qué lleva a una persona, recorrer ese camino violento? —

La psicología de los diferentes personajes que ha creado Paula, le dan respuesta a esta pregunta, en una situación nada alejada de la realidad. Y le digo que mi personaje favorito es Rachel

— Yo me ahogaba en alcohol también… Rachel me recuerda a mí hasta cierto punto. No están ilógico, ni nuevo, no sorprendente ahora… Las chicas no somos tan incomprensibles como parece.

Los recuerdos duelen, son el pasado que ya no está, y al que queremos volver. La felicidad y el éxito te persiguen, pero son ajenos a tí, solamente los vislumbras en los demás, ellos son lo que fuiste.—

Hablamos del matrimonio, del embarazo, de los hijos, de la psicología, de sexo, de las infidelidades, de las adicciones, de las mal-interpretaciones, de envidias, de la felicidad… Y se nos agota el tiempo.

Mientras hablamos, nuestras tazas de té se han enfriado y el café dónde estamos instaladas ya ha cerrado. Decidimos parar, pagar y retirarnos apresuradamente para evitar mojarnos con esta insolente e inesperada llovizna, con la promesa de volver a vernos en el mismo café por otro par de tazas de té londinense.

———

Paula Hawkins – La Chica del Tren

Mi vida

Era demasiado bueno para durar…

Una cajetilla de cigarros y un poco de alcohol nos abrió la puerta a hablar de vivencias ajenas que hacemos propias y propias que decimos ser ajenas … ¡Vaya que la vida nos hace jugarretas!

Me decía Ernesto que todos somos pescadores pero algunos de nosotros sin los conocimientos para ver la tormenta desde lejos, sin saber esas cosas primordiales que se deben saber para navegar en mar abierto. Todos somos pescadores en la vida, unos experimentados, otros novatos y otros más, veteranos. Algunas veces debemos dejar que la mar nos guíe.

Compartíamos los miedos de estar lejos de la costa, la paz cuando la mar está en calma, la valentía cuando nos enfrentamos a tormentas, la inteligencia para crear estrategias y sobrevivir, la satisfacción al tener al pez soñado, el coraje al combatir tiburones, la decepción y la tristeza al naufragar… La duda y el arrepentimiento al ir a la deriva después de una épica lucha.

“Era demasiado bueno para durar. Ahora pienso que ojalá hubiera sido un sueño y que jamás hubiera pescado el pez y que me hallara solo en la cama sobre los periódicos”

Es necesario contemplar tu derrota. Quedarte ahí sobre tus rodillas, cubierto en sudor, con heridas abiertas y tú respiración agitada para intentar comprender lo que sucedió… Sino pasas por el proceso ¿De qué sirvió zarpar a la mar?

Creo que Ernesto y yo nos podemos hundir terriblemente en la melancolía con tanta facilidad que mejor tomamos algunos sorbos de nuestros tragos y nos enfocamos en las filosofías que surgen cuando hay alcohol de por medio.

*El viejo y el mar – Ernest Hemingway

Mi vida

Personas sin personas…

En una habitación oscura, abrazados por la lluvia y cobijados con tazas de café… Murakami y yo platicamos de nuestras nacionalidades, nuestras costumbres y nos reímos de nuestros acentos extraños al pronunciar el inglés. Cubiertos de melancolía, finalmente nos enfocamos en amores insalubres y corazones rotos reconstruidos con cinta adhesiva.

Charlamos de lo que pasa cuando la alegría se ausenta, de los días grises y nublados, de los llantos nocturnos, de las miradas tristes, de la soledad…
De promesas sin cumplir y sueños desgarrados, de los “Para Siempre” convertidos en cortos lapsos de tiempo, de amigos inservibles, culpas adjudicadas y dolores incalculables…
De las borracheras después del “Ya no quiero vivir contigo”, de las crudas terribles y la cura con alcohol ¡Aún peor! que repite ciclos alcohólicos interminables…
Del sufrimiento, inclusive por la belleza de una flor… Una rosa… Una rosa azul… Una rosa azul falsa… Con su existencia forzada.

Y nos pasamos horas, horas y horas profundizando en nuestros recuerdos, expresando nuestras filosofías de vida y nuestros aprendizajes. ¡Y no todo es tristeza!

Idolatramos las sonrisas llenas de espontaneidad y nerviosismo, los chistes malos, las miradas seductoras con toques de torpeza, los mensajes en el celular por la mañana, los “Te Quiero” sinceros, las locuras hogareñas, el sexo convertido en amor y viceversa, y esos ojos hermosos que deslumbran con adoración y felicidad, las amistades sinceras, los códigos de ética en cada uno de nosotros, la poesía romántica, la música que nos invade, los besos endulzados con lujuria, y la compañía durante las comidas…

Y nos convertimos como bien dice él: En mujeres sin hombres u hombres sin mujeres o personas sin personas… Sin ÉSE alguien pues. Y buscamos todo eso que nos llenaba en todos lados, y nada nos complace; y tal vez nada lo haga jamás.

“Todo sucede en un abrir y cerrar de ojos. Y una vez convertido en hombre sin mujer, el color de la soledad va tiñendo hasta lo más hondo de tu cuerpo. Como una mancha de vino que se derrama sobre la alfombra de tonos claros. No importa cuan amplios sean tus conocimientos en labores domésticas, porque eliminar esa mancha será una tarea terriblemente ardua. Quizá el color se vuelva desvaído con el tiempo, pero probablemente la mancha permanecerá hasta que exhales el último suspiro. Es una mancha cualificada y, como tal, también tendrá su derecho a manifestarse en público de vez en cuando. No te quedará más remedio que vivir con la suave transición de su color, y con su contorno polisémico”.

Y después de escuchar sus argumentos durante la noche lluviosa, no soy quién para contradecirlo.

"Hobbie" mensual

Poetas en tiempos modernos

Recientemente tuve la fortuna de encontrarme con el trabajo maravilloso de éste señorón quién en estos tiempos modernos, apáticos y rutinarios nos atrae a sus letras llenas de sentimientos que nos hace re-descubrir que la poesía forma parte de nosotros y viceversa.

César Bradon es una de esas casualidades que deberían ser constantes en la vida. Ésas casualidades que te re-direccionan a caminos olvidados por la vida diaria y te alejan de tu verdadero ser.

¿Cómo pueden los poetas reunir todas las palabras de manera perfecta, provocando todo tipo de sentimientos a la vez? Se disparan recuerdos, activan sensaciones, crean miradas de ternura ¿o de dolor? y sobretodo, en automático cada poema tiene nombre y apellido.

Mi amigo y confidente llamado César, se lleva perfectamente con mi tío José Ángel Buesa quiénes le hablan al amor, al dolor, a la tristeza, y en algunas ocasiones a alguien en específico haciendo ver que no solo los poetas cargan cruces. Qué ciertamente algunos de nosotros también tenemos ése peso adicional en nuestras manos (inserte aquí el nombre de esa ingrata cruz personalizada con dolor, remordimiento y culpabilidad).

Y siendo poeta ¿por qué no usar la televisión para difundir la poesía? Las oportunidades se dan y uno no puede dejarlas pasar ¿Quién puede juzgarnos? Actualmente mi amigo se encuentra siguiendo su sueño, viendo su primer libro publicado y recientemente ha sido traducido al catalán ¡Y estamos emocionados porque sea el primer idioma de muchas más! Y siga viviendo, siga siendo inspirando por su día a día, y por las miles de historias que todos nosotros tenemos que contar, pero como somos viles mortales pues no podemos expresar tan perfectamente.

Sus poemas hablan por sí solos, y mis oraciones en éste texto no les hacen justicia, así que…

¡DISFRUTEN! Pero concentrados, relajados y que el único sonido a su alrededor (preferiblemente) sea la naturaleza y su voz:

↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓

Les dejo sus redes sociales♥   ↓↓↓↓↓↓

Instagram: ndjocu.davies

Twitter: CesarBrandon93

Mi vida

¿Vives o Existes?

d8c13db16d2b9ad57e6187938a342357
Cita con Viktor ♥

La primera vez que me encontré con Viktor Frankl, no estaba totalmente preparada para ello ¡No estaba preparada para tanto! A pesar de que no llegó a mí al azar… yo acudí a él, me compartió su historia, su terrible experiencia, me contó todos los detalles de ese infierno trasladado a tierra. Sin duda me comentó su visión de las cosas, su actitud ante sus sufrimientos y sus acciones ante tales circunstancias. Me compartió con ímpetu su análisis profundo del comportamiento humano y la psicología detrás de todo aquello, me hizo partícipe de su sentido de la vida…

Pero, lamentablemente, no estaba preparada para ello. Mientras hablaba y hablaba, yo me encontraba distraída en temas seguramente superficiales que me impedían respetar tales conocimientos de Frankl ¡Una total falta de respeto!

Ahora, en nuestra segunda cita, después de un par de años hemos repetido nuestra charla, ya con toda mi atención y sobretodo ¡Con el respeto que se merece el señorón! Que me dejó como tarea las siguientes preguntas:

¿Qué me hace seguir adelante?
¿Qué me hace soportar cualquier cómo?
¿Qué me hace disfrutar la vida?
¿Qué espera la vida de mí?

Yo, puedo decir que a las primeras tres preguntas – Él –.
Por razones de confianza, impulsividad, amor, cariño, motivación… O mi propio reflejo en su imagen, solamente por personificar mi propia aprobación y alegría, en una sonrisa ajena.
La respuesta a la cuarta pregunta será – Trascendencia-.

Nuestra conclusión evidente fue que las batallas vienen incluidas en la vida, los sufrimientos, los altibajos… Todo ésto sin atajos. Según Viktor y yo, tu sentido en la vida te hace continuar viviendo, no solo existiendo, y sobretodo te hace continuar e inclusive soportar cualquier cómo.

Después de nuestro “chisme”, Viktor y yo decidimos compartirte ésto y dejarte una pequeña tarea:

¿Existes o vives?
¿Cuál es tu sentido de la vida?
¿Qué te hace soportar cualquier cómo?
¿Qué te hace disfrutar la vida?
¿Qué espera la vida de ti?

9788425423314